dijous, 9 de maig de 2013

Aquí dejo una performance que he visto este fin de semana en una galería de arte.
Quiere expresar un juego cargado de humor, llevar escenas cotidianas como comer, a una galería de arte sacado de su contexto diario y una alusión al hambre.
El coche es la máquina urbana, es decir, la vida actual. 
Finalmente la  lectura poética es un respiro, volver a la poesía , a la imaginación.






Aroa Ramada Arnau  

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada